VIS A VIS: a la memoria de Carolina Acosta

La primera edición de VIS A VIS. Muestra Internacional de Videoarte desde la Perspectiva de Género fue dedicada a la memoria de  Carolina Acosta.  El colectivo La Redhada desea extender este merecido homenaje a la artista barranquillera a través de la evocación de tres obras que han hecho parte de nuestros proyectos: Actos fallidos (2009), Hyster (2012) y Ofelia (2012). Gracias a la investigación realizada por Alexa Cuesta Flórez (2009-2013), a la generosidad e interés de Hernán David Jurado por dar a conocer la obra de Carolina, al apoyo de Nancy Martínez, madre de la artista, contamos con testimonios y textos de la autora sobre estas obras.

Carolina Acosta Martínez (1979 – 2016) Nació en Barranquilla. En los últimos años vivió y trabajó en Bogotá donde se dedicaba a la creación artística y a la docencia universitaria. Psicóloga de la Universidad del Norte, Maestra en Artes Plásticas y Visuales de la Academia Superior de Artes de Bogotá –ASAB- y Magíster en Psicoanálisis, Subjetividad y Cultura de la Universidad Nacional de Colombia. Sus trabajos artísticos y académicos casi siempre terminan confluyendo en la línea de las posibles articulaciones entre arte y psicoanálisis, entre el arte y el diálogo interdisciplinario en torno a los lazos discursivos. Participó en numerosas exposiciones y muestras colectivas nacionales y en festivales internacionales de videoarte en Ecuador, Perú, Cuba y Madrid. En el año 2011 resultó favorecida con la Beca de Investigación en Artes Visuales del Ministerio de Cultura de Colombia, cuyo producto desarrollaría después en su tesis de maestría, centrada en lo siniestro en el videoarte colombiano. En el 2012 fue curadora de la exposición Ver Ensamblado, adscrita al proyecto Ensamblado en Colombia, auspiciado por Colciencias. En esa oportunidad, trabajó de la mano de artistas como Antonio Caro, Alberto Baraya, Wilger Sotelo y Eulalia de Valdenebro. Es autora de varias publicaciones dedicadas a las relaciones entre arte, psicología y ética. Dictó conferencias y talleres en Colombia y el exterior; taller Tiempos y Espacios del Sujeto en el videoarte (2014), llevado a cabo en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo de la ciudad de Santa Marta, y la conferencia y taller titulados ¿Cómo escuchar una obra de arte? (2014) en el Congreso de Psicología: innovación, tendencias y actualidad profesional que tuvo lugar en la ciudad de Mazatlán, México. En el año 2015 realizó su primera exposición individual, titulada Éxtimo, en la Alianza Francesa de Barranquilla. En el 2016 realizó la exposición individual Móvil Ideario en la Galería “La Escuela” en Barranquilla. También participó en las muestras colectivas Paisaje Antropogénico, en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo de Santa Marta, en Mujer, Arte y Posconflicto en el Museo de Arte de la Universidad del Magdalena, Santa Marta y en Pasajero BOG Hábitat, Aeropuerto Internacional El Dorado, Bogotá, Colombia.

OBRAS PRESENTADAS POR EL COLECTIVO LA REDHADA

Actos fallidos (2009). Pintura, registro performático y fotografía digital. 80 x 100 cm.
Presentada en INTROITUS Género, Identidad y Poscolonialismo en la Obra de Mujeres Artistas del Caribe Colombiano (2010), primera gran exposición del colectivo La Redhada.

“Los llamo actos fallidos porque son, siguiendo otro concepto psicoanalítico, precisamente eso: actos cotidianos del habla, de la gestualidad, del hacer, que racionalmente se presentan como simples equivocaciones o descuidos, pero que ocultan algo más, un deseo. Pero en este punto sí quisiera apartarme de la teoría y presentar mi propio concepto, o más bien, ampliarlo: los actos fallidos son mis intentos de parecer algo que no soy, de simular. Así como la pintura simula, en este caso ser impresión digital y viceversa: no se sabe dónde empieza una y dónde termina la otra: ¿es eso una pintura que pretende ser fotografía o una fotografía haciéndose pasar por pintura? Era necesario extender la ambigüedad del ámbito de los conceptos al de la representación.” Carolina Acosta.

Hyster (2012)

[Hyster] / Video con audio /Dimensiones variables
Presentada en la primera edición de VIS A VIS en Cartagena, 15 al 17 de septiembre y Cali, del 3 al 7 de octubre 2016.

“Una mujer sólo puede escapar de un infierno femenino vestida de hombre. Este fue el destino que vivió Augustine, una muchacha de 15 años que a finales del siglo XIX ingresó a un reconocido “sanatorio” en Francia buscando una cura para su problema. Pero su problema no era tan fácilmente curable. Se necesitaron varios siglos, desde Aristóteles, para desentrañar que la histeria no se debía a que el útero se moviera como animal encerrado en el cuerpo de la mujer, ni a humores provenientes precisamente del órgano destinado a alojar bebés, ni a desajustes ováricos. Sólo cuando cierta señorita llamada Anna O. le dijo a Freud que cerrara la boca y escuchara lo que ella tenía que decir acerca de su padecimiento, pudo el mundo empezar a conocer algo más de la histeria que no fuera cegueras que aparecían tan intempestivamente como cedían, entrecejos fruncidos, parálisis no motivadas, arranques de éxtasis, ataques inexplicables de sueño, etc.

carolina-acosta-00a

“Hyster” en VIS A VIS Cartagena MUHCA. 15, 16 y 17 de septiembre 2016.

Anna O., sin quererlo y por medio del desde entonces atento oído de Freud, abrió el mundo de la palabra, más exactamente del significante al estudio de la histeria. Y aún así, ésta nunca dejó de ser un enigma. Los nuevos síntomas histéricos, la anorexia nerviosa, por ejemplo, se presentan como escollos terapéuticos que no ceden. Ese infierno femenino del que escapó Augustine era el pabellón de las histéricas de la Salpêtrière, un lugar en donde el dolor no sólo se volvió saber, sino también teatro. El “director” era Charcot y los “escenógrafos” eran los fotógrafos que hicieron las delicias de los médicos que acudían a las lecciones de los martes y de los que, aún hoy, nos dejamos atrapar por el indudable encanto (encanto algo macabro) ejercido por esas imágenes.

 Hyster es un intento por rescatar el carácter tragicómico de esas fotografías, con su extrañeza de fondo, comparándolas con las imágenes publicitarias contemporáneas, plenas de esa complicidad que ya en la época de Augustine se forjó entre médico y paciente, entre fotógrafo y fotografiada, entre director y actriz. Las poses forzadas, en el que el cuerpo femenino asume formas rígidamente provocadoras, son las protagonistas de este proyecto. No sólo se trata de programar un punto visual de encuentro entre dos épocas, sino de constatar que los guiños, las muecas, las torsiones y contorsiones a las que ciertos medios publicitarios, principalmente la prensa y la televisión, nos tienen acostumbrados como parte de una concepción de lo deseable, encuentran ecos en aquellas imágenes decimonónicas aparentemente alejadas pero por el contrario muy próximas a una visión contemporánea y contradictoria de lo femenino como más accesible que nunca y al mismo tiempo, tan imposible como siempre.

hyster-img-doc

La propuesta consiste en una videoinstalación bidimensional. El video está hecho a partir de montajes con fotografías y concebido para ser proyectado sobre una escenografía dibujada sobre la pared y conformada por dos sillas y un decorado decimonónico típico, tal como el que sirve de fondo al cuerpo rígido de Augustine, fotografiado durante una de aquellas sesiones demostrativas en la Salpêtrière. Otra opción de montaje es transmitir el video en un portarretratos digital y que el espectador tenga que acercarse bastante para ver lo que ahí está ocurriendo.

La imagen de Augustine estirada entre dos sillas es una alusión típica a los estudios pre-psicoanalíticos de la histeria y a la concepción de lo femenino (como lo absurdo y lo impredecible) que regía durante el siglo XIX, y ha sido empleada por algunos artistas contemporáneos por su atractivo y potencial conceptual. En este caso fue aprovechada por su expresividad para literalmente “soportar” las poses de algunas modelos y actrices colombianas, cuyas fotografías fueron extraídas de versiones on-line de revistas dirigidas a público masculino, como Soho y Don Juan. Partiendo de esas fuentes, se hizo una pequeña selección inicial de varias posturas que se han venido convirtiendo en estereotipos de la seducción femenina y que pudieran integrarse al espacio antes ocupado por Augustine. El video resultante fue realizado con montajes fotográficos, como si los cuerpos de esas mujeres estuviesen histerizados por una mirada contemporánea que también quiere ver más allá de la carne, desentrañar el mecanismo.” Carolina Acosta.

Ofelia (2012)

De la serie De muerte lenta

“Esta serie señala los estereotipos históricos de sufrimiento femenino. La artista personifica en ella a tres figuras escogidas para tal fin; en este caso, se trata de la Ofelia de Hamlet. Aquí también se retrata un estereotipo artístico (la representación de Ofelia, siempre bella a pesar de su desgracia: el ideal de la belleza patológica), articulándolos a un medio no tradicional, el video y sus recursos.

VIS A VIS Cali.

“Ofelia se ahoga en sus propias lágrimas, sin darse cuenta de que su imagen podría conducirla a un futuro en el que las niñas no lloran.” C. Acosta.

De muerte lenta

Reírse a carcajadas de las propias ridiculeces es, dicen los cínicos, psicólogos, chamanes y demás miembros del ejército de salvación espiritual del mundo, el camino más expedito a la felicidad. Pero un camino empedrado de buenas intenciones podría conducir directamente al infierno, dicen también. Entonces, ¿cómo sortear la dificultad?

De muerte lenta intenta responder a ese cuestionamiento. El tratamiento mordaz de “poses” y actitudes extremas que surgen en un contexto de desamor y soledad, es aquí la supuesta justificación. Pero para burlarse de sí mismo no se necesita justificación alguna. La literatura, los mitos y la historia ofrecieron el material: personajes femeninos trágicos de cuyos padecimientos de algún modo hubo una actualización en este trabajo. El resultado es una especie de iconografía del patetismo en la que entran en diálogo la historia (la personal) y la Historia. La palabra “patografía”, que literalmente significa descripción de las enfermedades, viene aquí como anillo al dedo: una radiografía de los padecimientos, pero en el sentido original de pathos, de pasión, de afecto.

El cuerpo es el terreno en donde tiene lugar ese forcejeo entre la preservación narcisista y la profanación irónica. En ese combate entre egolatría y sarcasmo, la muerte es el último fin, el abismo horroroso, mientras que la belleza actúa como velo, como pantalla que impide no mirarla directamente a los ojos: “La verdadera barrera que detiene al sujeto ante el campo innombrable del deseo radical, en la medida en que es el campo de la destrucción absoluta, de la destrucción más allá de la putrefacción es, hablando estrictamente, el fenómeno estético…” (Lacan, J. El Seminario Libro 7: La Ética del Psicoanálisis, [1959-1960]. México: Paidós, 1995. P. 262). Justamente es el fenómeno estético el que permite, en el marco de este proyecto, aproximarse a esa experiencia de la muerte (en este caso, la muerte entendida como duelo, separación y soledad) desde la experimentación con la imagen y el sonido.”  Carolina Acosta.

Obras de Carolina Acosta

A la derecha: OFELIA, video-loop en pantalla plana. A la izquierda: HYSTER, video-loop en un Iphone enmarcado. Montaje de La Redhada para VIS A VIS 2016. Alianza Francesa de Cali.

Visitar el portafolio en línea de Carolina Acosta >>
Catálogo de la exposición individual Éxtimo >>

El colectivo La Redhada agradece la colaboración de Hernán David Jurado, de la madre de la Carolina, la señora Nancy Martínez, el apoyo de Alianza Francesa de Cali, GIV Groupe Intervention Vidéo, FemLink-Art, Fundación Cultural Arco Iris, MUHCA Museo Histórico de Cartagena de Indias, La sucursal.clo (Cali), Universidad Javeriana de Cali, Instituto Departamental de Bellas Artes (Cali), CALQ Conseil des arts et des lettres du Québec, CAC Conseil des arts du Canada, Organización Roztro para la realización de VIS A VIS. MUESTRA INTERNACIONAL DE VIDEOARTE DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO.

Anuncios